Departamento de
Matemáticas

A menudo se tiene la Criptografía por un cúmulo de métodos más o menos ingeniosos y de algún modo relacionados con potentes máquinas de cálculo destinados a proteger comunicaciones secretas. Sin embargo, los algoritmos criptográficos, que además de la transmisión de información tienen una amplia variedad de objetivos, se basan en la resolución de determinados problemas de ámbitos tan diversos como la Geometría, el Álgebra o la Teoría de Números. La resolución de uno de estos problemas implica el acceso a la información protegida, por lo que dicha resolución ha de ser, al menos en la práctica, imposible… si no se tiene una «pista», una clave. En ese caso será muy sencilla. Vamos a presentar algunos de los principales problemas que históricamente y en la actualidad han sustentado varios de los criptosistemas más relevantes y el modo en que dichos problemas proporciona seguridad a sus usuarios.

Consulta el cartel aquí.